Otro periodismo

Buscar

Entre Líneas

Antonio Dal Masetto. Entre paisajes y resonancias

Para el pibe italiano que viajaba en tren rumbo a Salto, Argentina sonaba como el misterioso destino de una aventura de Emilio Salgari. Pero años más tarde, fue el escenario elegido por uno de los escritores más destacados de las últimas décadas. Antonio Dal Masetto, o un viaje por los paisajes internos del autor de Siempre es difícil volver a casa.

Hay literaturas en las que el paisaje -la comarca sobre la que ciertas obras se ambientan- es determinante, tanto en las señales que cada autor deja sobre su escritura como aquellas marcas que definen a los personajes. En esta entrevista con Sudestada, Antonio Dal Masetto habla de sus territorios literarios y de sus territorios geográficos: distancia entre obra y biografía, verosimilitud de los elementos narrativos; ríos, llanuras y montañas.

-Alguna vez Guillermo Saccomanno dijo que Osvaldo Soriano escribió su obra "de atrás hacia delante" (comenzando por Triste solitario y final, una obra "adulta", el punto de cierre, y terminando con La hora sin sombra, que puede ser tomada como una novela de iniciación). Y Saccomanno dijo también que usted escribía su obra de manera alternada, aleatoria; que para reconstruir su vida a través de su literatura había que reordenar los tiempos en que fueron publicados sus libros.

-Sí. Podría verse así, y de muchas otras maneras, supongo. Depende de la mirada. A mí nunca se me ocurrió tratar de definir lo que escribo y cómo escribo, cuáles son las etapas. En realidad, supongo que, según la edad del que escribe, va cambiando también la perspectiva, la mirada y la elección de los temas. La experiencia ayuda mucho a elegir un tema.

-Volviendo a Soriano, él fue muy amigo suyo. De hecho, la tapa de Piratas fantasmas y dinosaurios -usted lo cuenta en un libro- fue una colaboración suya con aquel libro de Salgari.

-Me acuerdo de que una persona de Salto, un amigo, en una de mis últimas idas allá -hará cinco o seis años- me decía: "Anoche soñé que vos estabas sentado sobre un murito con Osvaldo Soriano, y conversaban, y yo pasaba por ahí y pensaba: cómo me gustaría estar ahí". Este sueño un poco resume lo que estás contando, eso de la amistad...


(La nota íntegra en la edición gráfica de Sudeestada)

Comentarios

Autor

Hernán Carbonel